singular

"Hola, soy John Connor, si estás leyendo esto formas parte de la resistencia". (Terminator)

El término "singularity", (singularidad) referido a la tecnología, fue acuñado por primera vez en 1957 por el matemático y físico húngaro John von Neumann, refiriéndose a la rápida evolución de la tecnología y al efecto que esta podría tener en la humanidad. Para algunos significa el evento que tendrá lugar el día en que las máquinas sean capaces de hacer, absolutamente todo, mejor y más rápido que cualquier ser humano, para otros indica el hecho de que las máquinas lleguen a ser conscientes de sí mismas e incluso para algunos será el día en que las máquinas acaben con la humanidad pero, al igual que con el big-bang o los agujeros negros, la "singularidad" se refiere al colapso de las leyes naturales vigentes, al entorno en que todo lo conocido deja de tener sentido y se convierte en un chiste macabro; utilizando la jerga de los agujeros negros, estamos al borde del horizonte de sucesos y ya no hay vuelta atrás, en el transcurso de las dos próximas décadas cualquier parecido con la "realidad" actual será pura coincidencia.

El polifacético Raymond Kurzweil en su libroLa singularidad está cercapone fecha a este evento para el año 2045 (de ahí los días de la cuenta atrás de la portada). Esto a priori parece un chiste, sobre todo si tenemos en cuenta que, a día de hoy, somos incapaces de fabricar ningún ente que, ni tan siquiera, se acerque a la inteligencia de una triste medusa pero, aplicando la "Ley de Moore", nuestra capacidad tecnológica se duplica cada 18 meses y antes de la IA general fabrique un ente cibernético comparable al más lerdo de los seres humanos, la IA aplicada a tareas muy especificas se va incorporando en nuestras vidas sin que nos percatemos, en teoría, para hacernos más felices.
En algún sitio he escuchado la historia de la rana que, arrojándola en agua hirviendo salta y se escapa de la olla pero, si la metes en agua tibia y la vas calentando poco a poco se acaba cociendo; de la misma manera la IA y otras tecnología disruptivas nos irán cocinando poco a poco hasta convertirnos en alguna suerte de combustible.

Desde El apuntador no pretendo ser catastrofista ni erigirme en líder de ninguna resistencia pero, bueno es estar prevenido y mantenerse al día de lo que se nos viene encima para que podáis ir preparando vuestras propias estrategias de supervivencia.

El apuntador.