singular

Aunque no cabe duda de que la conducción autónoma se ha convertido en una de las prioridades de futuro de prácticamente todas las marcas, la gente de la calle sigue viéndolo como algo lejano.

Entre otras razones porque los componentes que necesitan los vehículos autónomos son muy delicados y costosos, lo que hace que el precio final de estos vehículos se aleje de nuestra cruda realidad.

Ahora el fabricante alemán Bosch está desarrollando un sensor LiDAR de bajo coste, que permitirá su instalación en todo tipo de vehículos.

Según algunas fuentes, si un sensor medio ronda los 10.000 euros por unidad, fabricando cientos de miles de unidades, el coste podría ser de unos 200 euros por unidad.

Esto ya permitiría su instalación en prácticamente cualquier vehículo del mercado, acelerando un poco más la implantación de la conducción autónoma.

Fuente: forococheselectricos.com, leer artículo original

Deja un comentario