singular

Un grupo de científicos israelíes ha diseñado una bacteria capaz de sobrevivir alimentándose de dióxido de carbono (CO2), lo que ayudaría a combatir el cambio climático.

Los investigadores crearon una cepa de E. coli a través de ingeniería genética, que consume CO2 para obtener energía en lugar de compuestos orgánicos.

Esto podría mejorar la fijación de CO2, que puede ayudar a abordar los desafíos relacionados con la producción sostenible de alimentos y combustibles y el calentamiento global.

Todo esto aún está en fase de desarrollo pero como, como dice uno de sus creadores:

"Esta hazaña es una poderosa prueba de concepto que abre una nueva y emocionante perspectiva de usar bacterias modificadas, para transformar productos que consideramos residuos en combustible, alimentos u otros compuestos de interés”.

Fuente: infobae.com, leer artículo original

Deja un comentario