singular

Los motores de los coches eléctricos tienen menos piezas que los de explosión. Desaparecen multitud de piezas del motor lo que hace que las averías sean menos frecuentes y, por tanto, los vehículos necesitarán menos mantenimiento.

Las consultoras especializadas en el sector automovilístico, estiman que, con el coche eléctrico, las reparaciones de electromecánica, mecánica y mantenimiento descenderán un 70%.

En el hipotético caso de un parque totalmente eléctrico para el 2050, según estas mismas consultoras, la facturación total de los talleres en España caería un 38%.

La adaptación no será barata, según los expertos, “Puede ir desde los 7.000 u 8.000 euros, para empezar a adaptar el taller, a más de 30.000 euros”, que habrá que invertir en la actualización de maquinaria, equipos de control y diagnóstico, etc.

Por todo esto, los talleres pequeños tendrán que "ponerse las pilas".

Fuente: elpais.com, leer artículo original

 

Deja un comentario