singular

El pasado año la startup Iron Ox inauguró una granja en las que los robots cultivan Lechugas, acederas y albahaca y ahora 8 meses más tarde recogieron su cosecha.

Se trata de un sistema de cultivo hidropónico en el que los robots van transfiriendo las plantas de uno a otro recipiente en función de su tasa de crecimiento, comandados por un cerebro central llamado "Brain".

Con este sistema se necesita mucho menos espacio que en una granja convencional y además se ahorra un 90% de agua.

A pesar de tanta automatización todavía necesita de los humanos en dos tareas fundamentales: el sembrado inicial de las semillas ya germinadas y empaquetado del producto final.

Fuente: mundo.sputniknews.com, leer artículo original

Deja un comentario