singular

Los resultados de una investigación con cerebros de cerdos, cuestionan el hecho de que el cerebro de los mamíferos sufre daños irreversibles minutos después de que la sangre deja de circular,

Los resultados del estudio, publicados en Nature, plantean la posibilidad de recuperar el cerebro, incluso después de que el corazón haya dejado de latir por un tiempo prolongado.

Algunos estudios realizados en rodajas tomadas de cerebros de cerdo, después de estar hasta 6 horas clínicamente muertos  aún conservaban la funcionalidad de las neuronas y de sus sistemas de comunicación sináptica.

Obviamente esto no quiere decir que el cerebro volviese a funcionar normalmente, pero amplía nuestros conocimientos sobre su funcionamiento y seguramente tendrá aplicación en algún tipo de pacientes.

Fuente: noticiasdelaciencia.com, leer artículo original 

Deja un comentario