singular

El pasado 11 de noviembre SpaceX lanzó un cohete Falcon 9  de la Base Aérea de Cabo Cañaveral (Florida), que llevaba a bordo la segunda tanda de satélites de comunicaciones Starlink.

Los nuevos 60 satélites se ubicarán primero en una órbita con una altitud de 280 kilómetros, después de lo cual los ingenieros comprobarán su operatividad.

Después, con sus motores eléctricos, comenzarán a elevar la altura de la órbita hasta alcanzar una altitud de 550 kilómetros, como los anteriores.

SpaceX ha declarado que «solo» necesita 1440 unidades para ofrecer servicios de internet a la mayor parte de las zonas habitadas del planeta, un número que se alcanzará después de 24 lanzamientos.

Supongo que esto cabreará bastante a los astrónomos, que lo único que verán con sus telescopios serán los satélites de Elon Musk.

Fuente: nmas1.org, leer artículo original

 

Deja un comentario