singular

De la misma forma que las fundas de las puntas de los cordones de los zapatos impiden que el cordón se deshilache, los telómeros impiden que los cromosomas se deshagan.

Cada vez que una célula se divide, los telómeros se hacen mas y mas cortos hasta que, después de varias, desaparecen y la célula se muere, de hecho el acortamiento de los telómeros se considera un indicador de envejecimiento.

Un hallazgo fortuito hace diez años ha posibilitado que investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), hayan creado los primeros ratones nacidos con telómeros mucho más largos de lo normal en su especie.

Como resultado de este experimento, la longevidad media de los ratones con telómeros hiperlargos es un 13 % superior a lo habitual, y con mejor salud, sin cáncer ni obesidad.

Normalmente lleva mucho tiempo poder aplicar todos estos avances en los humanos pero, es bueno que ya lo estén intentando.

Fuente: agenciasinc.es, leer artículo original

Deja un comentario