singular

Una de las cosas mas complejas necesarias para fabricar ordenadores cuánticos, es conseguir que los átomos que forman los qubit se mantengan "coherentes", es decir que conserven su información cuántica, durante el mayor tiempo posible.

En estos qubit la más mínima perturbación hace que éste colapse y pierda su información cuántica, convirtiéndose en un vulgar bit.

Para mejorar esto, investigadores del Instituto de Ciencia Molecular (ICMol) de la Universitat de València (UV), han propuesto en un artículo la utilización de moléculas aprovechando la versatilidad de la química.

Por una parte, la química molecular permite el diseño a medida de moléculas magnéticas con la forma, la geometría y la composición controladas que permiten que los qubit duren mas tiempo.

Por otra, es capaz de crear grandes cantidades de molécula idénticas y ensamblarlas de forma controlada con precisión nanométrica, en cualquier dispositivo.

Según los expertos esto puede suponer un gran salto en la fabricación de ordenadores cuánticos para uso comercial, lo que acabará definitivamente con el mundo tal y como lo conocemos.

Fuente: noticiasdelaciencia.com, leer artículo original

Deja un comentario