singular

Desde que en 2018 Uber tuvo un accidente mortal, tanto constructores como legisladores se preguntaron una vez más lo inevitable: ¿los coches autónomos están listos para ser probados en calles reales?.

Los vehículos autónomos «ven» a través de una variedad de cámaras y sensores de alta tecnología conectados al vehículo pero, incluso las mejores cámaras, pierden efectividad en condiciones de  baja visibilidad

Para subsanar esto, la empresa emergente TriEye desarrolló una cámara SWIR (infrarrojo de onda corta) montada en el tablero. que permite que se conduzca con seguridad bajo la nieve, niebla, polvo y lluvia.

Las cámaras SWIR hace varias décadas que se vienen utilizando en vehículos militares pero, siempre fueron demasiado caras para ser utilizadas en autos comunes.

La compañía comenzó con un enfoque en la industria automotriz pero su tecnología podría funcionar en otras áreas, incluida la inspección industrial, la seguridad y la óptica. 

Fuente: es.israel21c.org, leer artículo original

 

Deja un comentario