Inglés y Presencia digital

Independientemente de qué opción de futuro hayáis escogido, hay dos cosas que tendréis que dominar sí o sí: el inglés y la presencia digital.

Inglés

Presencia digitalPor alguna razón que desconozco, en este país siempre hemos sido muy reacios a hablar otras lenguas, supongo que serán los restos del síndrome de imperio pero, por mucho que nos fastidie el Tratado de Utrech, el inglés es el idioma de los negocios.

Si te da por la investigación, los equipos de trabajo de cualquier proyecto son, no solo multidisciplinares si no también multinacionales por lo que la comunicación se desarrolla en inglés y por supuesto, los resultados siempre se publican en inglés.

Si buscas empleo, en cualquier entrevista de trabajo lo mínimo que te exigirán será hablar inglés y que no se te caigan los mocos.

Si por el contrario eres un emprendedor, si dominas el inglés puedes desenvolverte mejor por internet y ver qué se cuece en otros países y qué hacen los demás para sacar ideas, por no hablar de establecer tu negocio en otros países.

Es cierto que el español es un idioma muy extendido, cada vez hay más cosas traducidas y cada vez hay más herramientas de traducción online, incluso ya se habla de unos auriculares que traducirán simultáneamente la conversación de nuestro interlocutor sea cual sea su lengua pero, antes que eso sea tan habitual como un móvil o unas gafas de sol pasarán algunos lustros y no tenemos tanto tiempo.

Tal vez lo más ortodoxo sería apuntarse a una buena academia de inglés hasta adquirir los conocimientos necesarios para obtener el B2 o equivalente pero, si por cualquier razón no podemos o no nos sale del píloro ir a una academia, tenemos muchos medios gratuitos a nuestro alcance para aprender inglés.

Presencia digitalUna buena herramienta para aprender idiomas es Duolingo, es gratuita y se puede instalar en cualquier dispositivo para poder practicar donde queramos, os dejo este enlace para que conozcáis el proyecto y al padre de la criatura: (youtube: https://youtu.be/MwjgNEL0eZk ), es muy interesante.  

También tenéis el canal de Vaughan TV en tdt que está todo el día emitiendo lecciones de inglés por la patilla y por supuesto también está en youtube.

Una vez iniciado el aprendizaje, es muy conveniente dedicar al menos media hora al día a ver un episodio de alguna serie en inglés o, si sois cinéfilos, poner alguna de las pelis que os gustan en versión original con subtítulos; al llegar a casa, en lugar de ver series de risas enlatadas, o a un grupúsculo de macarras y pedorras lanzándose material genético a las fauces, encendéis el ordenador y buscáis un documental en inglés de algún tema que os apasione y con ello practicáis.

Obviamente, si tenéis oportunidad, es muy bueno pasar una temporada en algún país de habla inglesa.

Presencia digital
Otra cosa incluso más importante es la presencia digital. Como el término sugiere, la presencia digital es la forma en que aparecemos en las redes sociales y en internet en general.

Doy por supuesto, a estas alturas de la película, que todos los potenciales lectores de este blog tenéis cuenta en alguna de las redes sociales habituales, algunos incluso pensaréis, “a mí me van a hablar de presencia digital, que tengo cincuenta mil amigos en Facebook” y eso está bien y tiene su mérito pero no es lo que buscamos.

En general en las redes sociales podemos estar por motivos más o menos lúdicos, haciéndole el caldo gordo a Zuckerberg, Brin, Page y su troupe o podemos utilizarlas para dar a conocer nuestro “bisnes” y atraer a nuestros clientes potenciales.

En general es una práctica muy recomendable separar totalmente nuestras cuentasInglés y presencia digital privadas de las profesionales, no es que crea que todos y todas sois unos juerguistas irredentos pero, por mucha alegría que produzca en nuestra familia, a nuestros clientes potenciales no les interesa que la prima de Málaga haya dado a luz trillizos o las fotos de la comunión de Kevin Jesús.

Siempre he sido de la opinión de que hay que ser muy prudentes con lo que decimos en redes sociales y otras aplicaciones de internet, no es lo mismo decir una chorrada en la barra de un bar y que te oigan veinte personas que decirla en Facebook y que te oigan dos mil millones; eso es mucho más crítico si se trata de nuestro perfil profesional, debemos evitar a toda costa los comentarios y opiniones que puedan ofender a nuestros potenciales clientes, aunque a priori pueda parecer que esto genera más atención puede que no sea el tipo de público que necesitamos.

En resumen, dadle caña a la lengua de Shakespeare y separad el placer de los negocios.

Hasta pronto.

Deja un comentario