singular

Parece que no son solo las compañías míticas como Tesla o Google las que apuestan por el vehículo autónomo, también las compañías tradicionales como Renault intentan buscar su hueco en este nicho.

Renault utilizará su modelo autónomo ZOE para llevar a cabo una iniciativa de prueba, de un servicio de transporte de pasajeros bajo demanda en el campus urbano de Paris-Saclay.

Con este experimento, Renault pretende probar el servicio de movilidad bajo demanda y, de paso, utilizar el feedback obtenido para evaluar la aceptación que tiene entre los usuarios.

Quienes quieran utilizar este transporte podrán llamar a un vehículo en tiempo real, o reservarlo a través de la aplicación para el móvil indicando el lugar de salida, el destino y el número de viajeros.

Indudablemente, aunque nos cueste creerlo, el vehículo autónomo está, como aquel que dice, a tiro de ballesta.

Fuente: motorpasion.com, leer artículo original

Deja un comentario