singular

La idea conocida como soft robotics o "robotica suave" no es algo novedoso, robots que buscan inspirarse en los diseños y mecanismos de la naturaleza para que, de alguna manera, se acerquen más al mundo real.

Un ejemplo de esto es "octobot", un robot blando con forma de pulpo que puede moverse sin baterías ni cables, gracias al peróxido de hidrógeno (agua oxigenada para los colegas).

En esta línea, especialistas de la Universidad de Cornell en Nueva York, han construido un pequeño pez robot que imita al pez León.

Este robot es propulsado por un líquido,a modo de sangre, capaz de almacenar y distribuir energía, en lo que podría ser una batería líquida.

El desafío final es poder construir una nueva generación de robots capaces de almacenar más energía y distribuirla sin necesidad de tener que usar baterías, haciendo al sistema más ligero y flexible.

Fuente: tangible-eluniversal.com.mx, leer artículo original

Deja un comentario