singular

La herramienta de edición genética CRISPR y su enzima amiga Cas9, normalmente se venían utilizando para la localización y reparación o modificación de secuencias genéticas precisas.

Para esto, la herramienta CRISPR utiliza una secuencia de ARN como guía, para llegar hasta segmentos específicos de ADN en el genoma y luego realizar ediciones precisas.

Pues bien, un equipo de investigadores de ETH Zurich, han conseguido modificar la técnica CRISPR y utilizar esta secuencia de ARN como datos de entrada.

La enzima Cas9 modificada utiliza estos datos de entrada y da como respuesta la expresión de algunos genes, lo que crea algunas proteínas.

Con esta técnica han sido capaces de comprimir un procesador de doble núcleo en una sola célula.

Puestos a pasarnos de vueltas podríamos imaginar tejidos y órganos complejos con enormes capacidades de computación. Algo así como todo el poder de computación de Google en un hígado de pollo.

Fuente: newatlas.com, leer artículo original

 

Deja un comentario