singular

Hace ya más de 40 años, el científico estadounidense Carl Sagan proponía la navegación solar como solución de propulsión para naves espaciales.

Esta navegación consiste en utilizar una enorme vela de Mylar, un tejido altamente reflectante y resistente, con el espesor de un cabello humano, capaz de aprovechar los fotones emitidos por el sol como medio de propulsión.

Hace unos días, el ya mítico Falcon Heavy, lanzó al espacio el primer satélite propulsado por una de estas velas solares. Un cubo de 10 x 10 x 30 cm de unos 5 kg de peso.

Las 4 velas triangulares del LightSail, que así se llama el invento, se unen para formar una vela cuadrada similar a la de los barcos de mas de 100 m2.

Ya solo nos faltan barcos piratas en el espacio.

Fuente: nmas1.org, leer artículo original

Deja un comentario